QUIERO AGRADECER

Home » Poemas » QUIERO AGRADECER
Como la nota que salta sobre las líneas del pentagrama,como el silencio que la acompaña,

como la mano que la persigue,

así me siento.

 

Por todo lo que ahora siento,

y todo lo que no puedo sentir,

quiero agradecer.

 

Quiero agradecer a las notas,

porque sólo de sus diferencias

nace la Música.

 

Y agradecer a mis Padres,

que me sembraron y me nacieron

y me enseñaron a trabajar.

 

Quiero agradecer a las Flores

que alegran el mundo,

y a una especial que alegra el mío.

 

A mi Amiga eterna,

que en tantas vidas lo fue

y en las que vengan lo seguirá siendo.

 

Al Espacio y al Tiempo

que en sus juegos permiten

que seamos muchos

los que nos vayamos encontrando.

 

Y a una tarde de Otoño

cuando el milagro volvió a ocurrir

y Dos Amigos se multiplicaron en muchos.

 

Quiero agradecer al Miedo,

un gigante al que la punta de un alfiler

puede vencer.

 

Y a la Impaciencia, esa gran roca

a la que sólo el agua y el viento

…/…

pueden romper,

en su lento pero incesante quehacer.

 

Quiero agradecer, con el estómago lleno

y las manos calientes,

en un Invierno que no es ni largo ni lento,

pero que sueña con que la Primavera

llegue para todos.

 

Quiero agradecer al Fuego

que me transforma,

al Aire que lo alimenta

y al Agua que lo acaricia

bajándole los humos.

 

Y agradecer a los Maestros

que compartieron con otros maestros

lo que mi Maestra comparte conmigo,

porque la rueda se inventó el día

que el primer hombre compartió con otro.

 

Quiero agradecer a la Sombra,

desde donde la Luz

parece aún más hermosa.

A los Amores que me fecundan

y a los Colores que los dibujan.

 

Quiero agradecer al Tai-Chi

que me ha ayudado a encontrar

una pieza de mi ser que andaba perdida.

 

Y agradecer a la Vida que me da tanto

cuando merezco tanto,

y poco cuando merezco poco.

 

Palabras, celdas de los sentimientos.

El silencio que siga al punto y final

sabrá con su elocuencia ensalzar

todos los agradecimientos

que mi humilde lápiz no supo expresar.

 

 

A Flor Antuña y su escuela de Tai-chi de la calle Dos Amigos.

Una tarde cualquiera a mediados de Noviembre, 1999

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *