La era del Centauro comienza

Home » Lección mensual » La era del Centauro comienza
Publicado en Universo Holístico, marzo 2015

Centauro: criatura que es mitad hombre y mitad animal.

¿Te enfadas? ¿A menudo pierdes los nervios y dices cosas que no querrías? ¿Te arrepientes a veces de lo que haces o de lo que dejas de hacer? ¿Eres consciente de tus emociones? ¿Controlas tus instintos en todo momento?

Entre tú y yo… a ti también te pasa, ¿verdad?

Pues tranquilo… igual que al 99,99% de las personas. Y, ¿sabes por qué?  Porque eres un centauro (o una centaura).

Nos estresamos, comemos mal, andamos preocupados por mil y una cosas, discutimos –a veces por asuntos que nos importan un pimiento-, bebemos más de la cuenta –aunque sepamos que nos va a sentar mal-, dormimos poco, nos alteramos por lo que piensa el de enfrente de nosotros, nos irritamos porque las cosas no salen como deseamos, queremos que el mundo o el otro cambie, etc, etc, etc, etc.

Esto es lo que comúnmente llamamos ser “humano”…  otra cosa es que lo sea.

Los humanos somos seres extraordinarios. Tenemos unas capacidades increíbles. Nuestra maquinaria física es la más sofisticada que la naturaleza ha creado en este planeta. Estamos dotados de un cerebro que tiene tantas habilidades que, a pesar de que lo estudiamos constante y concienzudamente, no somos capaces de desentrañar todos sus misterios. Y si hablamos de la mente, es para no dejar de asombrarnos: nuestras competencias para pensar, sentir,  prever, intuir, amar, disfrutar, aprender, reír, ser  feliz, crecer, conectar…

Este proyecto está creado -como no podía ser menos-, por dos centauras. Gema lo ideó hace unos veinte años y, a lo largo del tiempo, ha ido acumulando reflexiones sobre su propia vida y sobre la infinidad de aprendizajes que brinda el día a día. Muchas veces, para verlos hay que ponerse gafas de lejos y de cerca. De lejos para ver en lo que otros hacen, patrones y conductas que tienen que ver con nosotros mismos. Y de cerca, para poder observar esas pequeñas lecciones que, por tenerlas tan próximas y ser tan cotidianas, se nos escapan.

Así fue como a finales de 2014, el centauro definitivamente se puso en pie con la fuerza de quien lleva descansando largo tiempo y tiene ganas de correr, de reír, de  empezar a vivir de nuevo y, sobre todo, de pasarlo bien.

La reflexión del Centauro para la viñeta:

Buena suerte, mala suerte. ¿Quién puede juzgar qué es “bueno” y qué es “malo”? Solo uno mismo. Lo que es bueno para ti es malo para aquel. Lo que para una persona es buenísimo, para otra puede ser una auténtica desgracia.  Yo conozco a un hombre que dice que no juega a la lotería, ¡no vaya a ser que le toque!

¿Qué es la suerte en realidad? Nos dice el diccionario que es la sucesión de un conjunto de acontecimientos fortuitos, casuales.  Con mis disculpas hacia los ilustres Académicos de la Real Academia de la Lengua,  ¿y  si no existiera tal cosa como la casualidad o lo fortuito? ¿Y si la suerte fuera una manera de mirar o de interpretar la realidad? ¿Y si la buena o la mala suerte empezara en la cabeza de cada uno? Cuando uno piensa que algo le sale mal y luego va y le sale mal, ¿es mala suerte o es una profecía cumplida? (Es interesante revisar la teoría de Robert K. Merton, que fue quien acuñó este término) ¿Y si, puestos a profetizar, nos ocupáramos de imaginar, o simplemente de expresar, cosas que realmente deseamos que ocurran? ¿Adónde empieza la buena o la mala suerte? ¿Es algo que ocurre afuera y me afecta? ¿O es algo que ocurre dentro de mí y afecta afuera?

¿Cómo se te ocurre que podrías empezar a cambiar hoy –AHORA- tu suerte? ¿Qué podrías empezar a imaginar? ¿Y a hacer?

Este artículo se publicó en la revista Universo Holístico en marzo 2015.

Puedes ver todos los artículos del Centauro en: https://laeradelcentauro.wordpress.com/vinetas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *