INSPIRACIÓN

Home » Poemas » INSPIRACIÓN

Cuando parece que te tengo

te escapas por un lateral.

Cuando voy a alargar la mano

para atraparte en el puño

desapareces, haciéndome parecer ridícula.

Cuando te veo por el rabillo del ojo

algo me distrae y te pierdo de nuevo.

 

Decido parar, dejar de intentarlo.

Decido pedir, quizás así vengas.

Me quedo muy quieta,

atenta a cualquier señal,

pasiva y sin enarbolar mis armas.

Ralentizo mi mente,

mi cuerpo aletargado,

entrego toda resistencia,

no digo nada.

 

Y entonces estalla un petardo,

se me encienden los fusibles,

se abren todas las compuertas

y una riada brota de mi lápiz

con tanta velocidad

como si el tiempo hubiera llegado a su fin.

No conozco tus reglas,

pero sé que no puedo imponerte las mías.

 

 

Enero 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *