El autobús

Home » Cuentos » El autobús

Marisa está en coma desde que un autobús arrollara su moto al salir de la universidad. Manuel, cada tarde le cuenta y le lee, con un té como testigo. Aunque no pueda expresarlo, el calor de las palabras y el olor del té le hacen bien a Marisa. Al despedirse, Manuel le da un beso. Marisa quiere devolvérselo, pero sus labios no obedecen. Con un esfuerzo inmenso consigue que un párpado tiemble sutilmente. Miguel lo ve y se marcha llorando, pidiéndole a la vida que le devuelva a su hija a cambio de lo que él ha entregado: las llaves de su autobús.

 

2005

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *