Dieta Detox, Clean 9. Día 2

Home » Lección mensual » Dieta Detox, Clean 9. Día 2
Clean9-coko11

Esta noche tuve muchos sueños, agitados, pero no perturbadores. Al contrario de lo que yo pensaba que iba a ocurrir, me desperté sin legañas y con buen aliento, y la boca hidratada. Noto la cabeza un poco pesada, pero no me duele.

Estoy blandita, emocionalmente hablando. Es como si se estuvieran removiendo emociones acumuladas de un largo pasado. Las emociones se acumulan en trocitos en cada célula. Y mi mente hoy quiere irse a la melancolía.

He hecho solo 10 minutos de ejercicio, porque esta tarde voy a salir a correr. Después de las primeras lagrimitas, he hecho la técnica de la Sonrisa Etrusca, y me ha sentado bien. He podido trabajar toda la mañana centrada y concentrada, sin perturbaciones emocionales.

No he pasado hambre. He ido al servicio solo una vez. Hoy es el segundo día de solo líquidos. He cocinado coliflor al vapor para mi hija. Y mira que huele mal, pues a mí me olía divinamente. La percepción de los olores es increíble.  De repente miraba la coliflor y me parecía un manjar de dioses, pero mi motivación es más fuerte que el deseo de la mente pequeñita, así que si hoy es solo líquidos, pues solo líquidos.

Mis órganos deben estar flipando y en las vellosidades del intestino debe haber una verdadera fiesta nacional. Han debido colocar carteles por todas partes: ¡Hoy tampoco se trabaja! Solo servicios de reparación y limpieza.

No he tenido hambre, aunque sí  ganas de comer. Mis emociones se han ido suavizando y calmando. Y mi mente con ellas, es como si estuviera más callada que de costumbre.  Está serena. Noto también mis ojos distintos, como más frescos (en cuanto a su temperatura), como cuando tomas chicle de menta y notas ese frescor, pues algo así pero mucho más sutil.

Ahora mismo me suenan las tripas. Buena señal porque eso quiere decir que el cuerpo tiene que tirar de reservas, y en las reservas grasas es donde está acumulada la mayor parte de las porquerías internas, las toxinas y los radicales libres, de los que me estoy despidiendo.  Y hablado de despedidas, ¡buenas noches!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *